Hoy visitamos una casa parisina propiedad de la anticuaria Carole Borraz, donde vive con su esposo y sus dos hijas. Una vivienda cargada de piezas con historia en la que cada detalle esta elegido con mucho mimo. Una vivienda de 65 m2 muy pero que muy bien aprovechados.

Cada espacio de la vivienda es maravilloso, los suelos y paredes blancas hacen destacar muchísimo más si cabe cada una de las piezas. Piezas de diferentes estilos y épocas que entre ellas se funden a la perfección.

A destacar la espectacular entrada, pintada a rayas azules y amarillas. El acceso perfecto a un mundo mágico, un mundo sin reglas.

Vía Revista AD

¿Qué te ha parecido nuestra visita de hoy? Estas son las viviendas que nos gustan en Le palier, viviendas con alma y únicas. Viviendas con personalidad para llenar de recuerdos, de viajes, de vivencias. Si te gustan las piezas especiales o tienes algún mueble especial que te gustaría conservar porque guarda parte de la historia de los tuyos, ponte en contacto con nosotros y haremos de ese sueño una realidad.