La felicidad hay que ganársela. No vale quejarse. Tu momento no llegará nunca si no haces nada por buscarlo. Cierto que a veces las responsabilidades nos hacen valorar y elegir la seguridad, pero os aseguro que la vida es mucho más divertida si te tiras de vez en cuando a la piscina.

Me repito más que el ajo sí. Pero cuando empecé con esta empresa os juro que tenía mucho miedo. Miedo a fracasar y perder fuerzas en el camino. Ya no soy una niña y tengo un gorrioncillo al que cuidar y dar ejemplo. Afortunadamente con el tiempo todo ha ido tomando forma. Se han ido abriendo nuevas puertas, nuevas oportunidades y está siendo un camino precioso.

Como lo de estancarme no va conmigo ya estamos construyendo el siguiente paso. Para poder seguir avanzando era importante crecer en espacio, tener un sitio más amplio donde trabajar, poder exponer todos mis trabajos, organizar eventos  y talleres para que vengáis a vernos. Y ya lo tenemos!!! Hemos encontrado el local perfecto, setenta metros cuadrados que ahora toca acondicionar con mimo. Nos esperan meses de trabajo y de rascarnos el bolsillo pero estoy convencida de que valdrá la pena.

Ya os conté por redes que esto no lo voy a hacer sola, la señorita Angeles Silvestre estará conmigo trabajando y emprendiendo mano a mano. De este tándem van a salir cosas preciosas ☺  

Como os imaginaréis tengo el pinterest que hecha humo. Quiero que sea perfecto, cómodo, acogedor, práctico, lo quiero todo!! Así que ahí va un poco de todo el batiburrillo que tengo en mi cabeza, a ver si así exponiéndolo aquí y con vuestra ayuda le vamos dando forma

Escaparate

Showroom

Zona de pintura

Taller

orden herramienta

Aseo

Así que desde aquí os animo a que este verano os tiréis a la piscina y nadéis en busca de la felicidad. Merece la pena.